viernes, diciembre 21, 2007

La Inflación y el BCR

Nuestros gobiernos -incluidos el INEI, el MEF y el BCR- son expertos en la presentación de las cifras de manera tal que los resultados les favorezcan. Y no me refiero a un hecho que se ha producido algunas veces en el pasado y que nadie sabe si todavía ocurre en algún organismo muy carnetizado: que se modifiquen ex profeso los datos recogidos, digamos de los precios, o que sencillamente no se publiquen aquellos que pudieran perjudicar su imagen.

El BCR (Banco Central de Reserva) sería incapaz de caer en este tipo de perversas manipulaciones. Sin embargo, curiosamente, no han aprovechado sus conocimientos estadísticos y las cifras de que disponen para demostrar que este año han alcanzado su meta de inflación, en el sentido de que estará por debajo del 'techo' de la banda que han fijado, entre 1% y 3%. Por honestidad y seriedad, ya han reconocido que será imposible cumplir con lo esperado.

Por contra, el ejercicio que haremos a continuación intenta demostrar -sin hacer trampa alguna- que el BCR sí ha cumplido con su compromiso de mantenerse dentro de la famosa banda. Para fundamentar este aserto tomaremos los datos oficiales de la inflación 'nacional' (es decir, urbana) y, lo que es más importante, diferenciaremos entre los conceptos de 'inflación acumulada anual' e 'inflación promedio anual'.

Por una parte, como es evidente, aunque los organismos del Estado no lo quieran reconocer, la inflación nacional que publica mensualmente el INEI es más significativa para medir la inflación que la que corresponde solo a Lima Metropolitana. Por eso utilizaremos esos datos 'nacionales', aunque sólo se refieran a las principales ciudades de nuestras 25 regiones.

Por otra parte, como usted bien sabe, cuando se habla de inflación anual (digamos del año 2007), en realidad solo se está hablando del aumento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre dos puntos (meses) en el tiempo, concretamente entre diciembre de un año y diciembre del año anterior. Si hacemos este ejercicio basados solo en el IPC de Lima-Metropolitana llegaremos a un 3,7% anual para el 2007(asumiendo que este mes de diciembre los precios crecerán en 0,2%). Si lo calculamos en base al IPC 'nacional' (urbano) llegaremos a la conclusión que este año la inflación será del 4,7% (suponiendo que en este mes la inflación nacional aumente en 0,38%, que es el promedio al que ha venido creciendo durante 2007). En ninguno de los casos, como es evidente, el BCR cumple con su meta.

Pero, nos preguntamos, ¿es esa comparación entre dos meses una medida adecuada para medir la inflación de un año? Pensamos que es una aproximación, pero que puede estar muy distorsionada, por ejemplo si en el último mes de un año el aumento de precios se dispara. Por lo que lo adecuado es medir la inflación de un país comparando el promedio de todos los meses de un año con el mismo promedio del año anterior. Es decir, para nuestro caso, y para que se ejerciten nuestros estudiantes de economía, se suman los índices de enero a diciembre del 2007 y se dividen entre doce, con lo que se obtiene el IPC promedio de este año. Se hace lo mismo para el año 2006 (la base del IPC que publica el INEI es el promedio del año 2001 = 100). Finalmente, se multiplica el IPC promedio del 2007 por 100, se le divide entre el IPC promedio del 2006 y a lo que resulte se le resta 100. La cifra que aparece en su pantalla de la computadora o de su calculadora es el porcentaje de la inflación promedio del 2007.

¿Qué resultado se obtiene aplicando este método para obtener la inflación promedio anual del 2007? El IPC nacional promedio que se obtiene para el año actual sería 111,72 (suponiendo un aumento de precios de 0,38 en diciembre) y el del año pasado fue de 109,26. Aplicando el sistema señalado, llegamos a la conclusión que la inflación promedio 'nacional' fue de 2,25%; es decir, se ubica perfectamente dentro de la banda fijada por el BCR. Habría que decir, una vez más: ¡Misión cumplida! El único problema es que no la cumplieron, porque de partida dieron por sentado que la inflación 'del Perú' era la de Lima y que la inflación no se mide comparando todos los meses del 2007 con los del 2006, sino únicamente el último mes de este año con el mismo del año pasado.

No hay que engañarse, sin embargo. Se mire por donde se mire, los precios vienen aumentando crecientemente en el país (sobre todo el sensible rubro de alimentos), y estoy convencido de que el asunto de la inflación será uno de los más importantes en la discusión nacional en los años venideros. Sin duda, las tasas de crecimiento económico tan espectaculares que derivan de las cifras oficiales ya están encontrando cuellos de botella estructurales, y no nos deberá sorprender que -más temprano que tarde- lleguemos al máximo de capacidad instalada: el Producto Interno Bruto efectivo se acerca cada vez más al denominado 'producto potencial', dato que dará a conocer Bruno Seminario en los próximos días. Con lo que, especialmente los aumentos de la demanda interna, se materializarán más en la variable precios, que en la del quantum.


Nota al margen No. 1: El método señalado no demuestra sino que mis brillantes ex alumnos (de Macroeconomía o Economía Básica), que ahora trabajan en el BCR -Julio Velarde (presidente del Directorio), Renzo Rossini (gerente general) y Adrián Armas (gerente de Estudios Económicos)- se quedaron dormidos en mis clases. Lo que es comprensible, porque desde estudiantes sabían más que su profesor.
Nota al margen No. 2: El gráfico que sigue se reproduce para fines puramente pedagógicos y representa las curvas referidas a la 'inflación acumulada anual' (diciembre/diciembre) y la 'inflación promedio anual', ambas 'nacionales', para el sexenio que va de 2002 a 2007. Se observan las notables diferencias, especialmente cuando la inflación acumulada es muy superior a la promedio (años 2002 y 2007).




Publicado en: La Insignia, diciembre 2007 (www.lainsignia.org/2007/diciembre/econ_004.htm).

jueves, diciembre 13, 2007

Pobreza y Voto Humalista, 2006

“El ex comandante Humala ha ganado en 15 departamentos del sur andino y la selva, las zonas más deprimidas y pobres de Perú, aunque también las menos pobladas”.

El País, Madrid, junio 5, 2006

Parece mentira: apenas han pasado dieciocho meses del ‘trauma Humala’ que sufrió gran parte de la sociedad ‘moderna’ del Perú y la tranquilidad ha vuelto a sus almas. Entonces, cuando casi gana las elecciones, los líderes políticos y empresariales nacionales dijeron que esta vez ‘sí que sí’ afrontarían los problemas de fondo del fondo del Perú, porque ese fenómeno les abrió los ojos a la tremenda pobreza que existía (desde siempre, claro) en el país. Resulta que había otros peruanos en el país, toda una gran mayoría, que no participaba de la bonanza macroeconómica. Por lo que inmediatamente pusieron manos a la obra para afrontar una nueva preocupación, junto a la del ‘grado de inversión’: descubrieron que la miseria de la gran mayoría de la población era enorme, que tenía voz quien cargaba con ella y que además votaba insolentemente en contra del orden establecido. Hoy en día parece que todos esos asustados, cuyos dineros emigraron masivamente a islas tropicales en esos días, después de visitar al psiquiatra o los bares de la vecindad, ya se han recuperado, por lo que han vuelto a la normalidad de sus ancestrales costumbres y andanadas.

Jamás se repetiría ese traumático proceso se decían todos, desde el gran empresariado, pasando por las inseguras capas medias emergentes, hasta los políticos de siempre. Para lo que se inventaron los más pintorescos programas y políticas sociales, conferencias y seminarios sobre inclusión económica, discursos sagaces y óbolos voluntarios, fijando incluso metas precisas para reducir la pobreza radicalmente hacia el crítico 2011. Evidentemente los resultados tardarán en llegar, así lo repiten una y otra vez, como saben bien los tantos millones de compatriotas que esperan ese milagro hace 30 años. “Es que no me tienen paciencia”, como han venido diciendo los presidentes, parafraseando al célebre Chavo del 8.

Este será, por tanto, un feliz fin de año. No solo la economía ha crecido más del 8%, manteniendo la inflación baja (por lo menos la de Lima Metropolitana), logrando acumular un enorme colchón de reservas internacionales adicionales (¡más de US$ 10.000 millones!) y habiendo conseguido la aprobación del TLC por el único gran vecino y amigo que tenemos en el norte. Nótese que, según el IOP de la PUCP, la aprobación de García a nivel nacional ha caído al 29% (julio: 35%), con un 63% de rechazo (julio: 59%). A pesar de ello, el triunfalismo brota por todo lado, a pesar de la turbulencia financiera internacional y el descontento social que brota por doquier como consecuencia de la silenciosa frustración de gran parte de la población que no participa de la bonanza macroeconómica. Paralelamente venimos palpando nuevamente la prepotencia pre-1968: los clones de los latifundistas rentistas y de los gamonales de la ‘República Oligárquica’ han regresado, si bien sus ‘argumentos’ son más modernos y sofisticados que antaño, lo que ahora -malamente- se ha dado en denominar el ‘efecto Chlimper’[1].

Pero no nos ocuparemos de esos detalles desagradables aquí, sino que miraremos atrás para tratar de auscultar el futuro observando algunas variables que pudieron haber llevado al trauma o melodrama: ¿cómo pudo surgir Humala (por no hablar de SL) en un país de gentes tan pacíficas y amables, excepto cuando están al timón (en ambos sentidos de la palabra)?

El sentido común nos dice –y así lo repiten analistas, políticos y científicos- que la avalancha de votos a favor de Ollanta Humala (Unión por el Perú/UPP y Partido Nacionalista del Perú/PNP), en la pasada contienda por la presidencia del Perú, se debió básicamente al voto de las regiones, provincias y distritos con mayor pobreza y, sobre todo, de los de pobreza extrema. Con lo que tienen mucha razón, pero también podría ser que en algunos casos no haya evidencia alguna que sustente esa hipótesis, como veremos.

A efectos de ofrecerle una visión panorámica del espectro político-geográfico, en el Gráfico I encontrará usted el porcentaje de votos válidos que obtuvo Humala en las dos elecciones (Fuente: www.onpe.gob.pe/elecciones2006/elec2006-MOD.php). En la primera vuelta, a nivel nacional, ocupó el primer lugar con 25,7% de los votos válidos, ganando en 20 de los 25 departamentos, mientras que en la segunda perdió frente a García con 47,4% de los votos (nótese las flechas horizontales en el gráfico), si bien triunfó sobre su contrincante en 16 departamentos (64%). Como se puede observar, aunque logró captar muchos votos de otras tiendas políticas o de independientes en la segunda contienda, finalmente perdió por la migración de los votos de Unidad Nacional (que ocupó el tercer lugar en la primera vuelta) hacia el APRA, partido que –por agradecimiento u ósmosis, entre otras razones- aplicó el programa de gobierno de UN, aunque bastante mejor aderezado mediáticamente.


Gráfico I: Votos válidos obtenidos por Humala en la primera y la segunda vueltas (%), 2006


Nota: presione sobre la imagen para agrandarla.


Hemos explorado la relación que existe entre la pobreza (total y extrema) y los votos obtenidos por Humala en la primera y la segunda vueltas electorales, realizadas el 9 de abril y el 4 de junio del año pasado, respectivamente. Se podrá apreciar que el análisis es muy agregado, en la medida en que las unidades de estudio escogidas son los 25 departamentos del país (y sabemos que los promedios son engañosos en muestras tan grandes y heterogéneas), ya que los datos para provincias y distritos no son muy confiables para la variable de pobreza.

Hicimos cuatro ejercicios para establecer la correlación existente entre la pobreza y la pobreza extrema, respectivamente, con los votos obtenidos por Humala en cada una de las dos vueltas. Sin embargo, aquí solo presentaremos uno de los resultados para no atosigar al lector con gráficos y ecuaciones, porque todos esos casos confirman la hipótesis planteada. Nos concentraremos, por tanto, en la relación del voto por Humala cuando enfrentó a García en la segunda vuelta y su relación con la pobreza en general.

De ahí se obtiene el Gráfico II que sigue. En él se presenta el porcentaje promedio de votos que favoreció a Humala (representado en el eje de la y) y el porcentaje de pobreza (eje x) para cada departamento en el año 2006, respectivamente. Además, hemos añadido, a manera de falso cuadrante, el promedio simple de votos obtenidos a nivel nacional en esa segunda vuelta (línea divisoria horizontal: 55,2% [2]) y el promedio simple de la pobreza del país (línea vertical: 49,3%). Esto nos ayudará visualmente para establecer las regiones que escapan a la norma (puntos que se encuentran en los Cuadrantes II y IV) y aquellas que la confirman (I y III).

GRÁFICO II: POBREZA TOTAL Y VOTOS POR HUMALA – SEGUNDA VUELTA






Nota: presione sobre la imagen para agrandarla.

De la observación del cuadrante completo obtenemos los siguientes resultados:

A. La recta que cruza el vértice del cuadrante artificial, tiene una pendiente positiva (lo que confirmaría la hipótesis) y nos dice que por cada punto porcentual de aumento de la pobreza, Humala obtendría aproximadamente un tercio de punto porcentual más de votos (Ecuación: y = 38.145 + 0.3456x; R2 = 0.2757, que ciertamente es muy bajo).

B. Para 17 de los 25 departamentos se confirmaría la hipótesis (y que representan el 77% de la población total del país, según el Censo del 2005), a saber:

B1. Aquellos que votaron por Humala porque los niveles de pobreza extrema son muy elevados (superiores al promedio nacional): Apurimac, Ayacucho, Huancavelica, Cusco, Puno, Junín, Amazonas, San Martín y Huánuco (Cuadrante I); y

B2. Los ciudadanos de ocho departamentos en que la pobreza es baja y que consistentemente no votaron por Humala: Lima, Callao, Ancash, Lambayeque, La Libertad, Tumbes, Ica y Moquegua (Cuadrante III). No es casual que se trata de departamentos predominantemente costeños.

  1. En cambio, falsean nuestra hipótesis los resultados obtenidos para ocho departamentos, que son los que:

C1. No votaron por Humala, a pesar de que los niveles de extrema pobreza son elevados, a saber (cuadrante IV artificial): Piura, Ucayali, Loreto, Pasco y Cajamarca; y

C2. Votaron por Humala, si bien la pobreza en esos departamentos es inferior al promedio nacional: Arequipa, Tacna y Madre de Dios (cuadrante II).

Los casos interesantes, que escapan a nuestra hipótesis, pueden explicarse por tratarse de departamentos absolutamente marginados (de la selva) y/o, sobre todo, porque tienen elevadas proporciones de migración de departamentos más pobres (como en el caso de Arequipa, Tacna y Madre de Dios). En cambio, Piura, Cajamarca y Pasco escapan a hipótesis simplistas como la aquí esbozada.

Como es evidente, intentar entender el voto que favoreció a Humala en base a una sola variable -por lo demás, estática- es muy simplista, por lo que habría que introducir muchas más. Entre ellas, en alguna entrega posterior, habría que tomar en cuenta variables económicas en el tiempo (evolución de los ingresos y los gastos de las familias, según la Encuesta Nacional de Hogares, ENAHO; las tasas de empleo, subempleo y desempleo del Ministerio de Trabajo; la inflación según el INEI, etc.), la migración, el costo de vida, los niveles de frustración económica subjetiva de las familias (que pueden obtenerse a partir de las encuestas de Ipsos-Apoyo), el liderazgo de los contendientes, la influencia regional de partidos políticos bien asentados en cada región, la composición étnica del electorado, su grado de integración al mercado nacional, etc.

Post-scriptum: Coincidentemente, hoy día Armando Mendoza trata un tema íntimamente relacionado con el nuestro, en su texto: “Pobreza regional: mucho de qué preocuparnos” (www.larepublica.com.pe/content/blogcategory/144/645/). Muestra, incluso, a partir de datos de la ENAHO, que la pobreza aumentó (sic) en seis departamentos entre el año 2004 y el 2006 (¡en un país con altas tasas de crecimiento económico!): Apurimac, Ayacucho, Huancavelica, Pasco, San Martín y Junín. Y que son precisamente, con la sola excepción de Pasco, los que vertieron su voto mayoritariamente por Humala.


[1] Valga la siguiente aclaración para nuestros lectores españoles sobre este sorprendente fenómeno. Resulta que un empresario agroindustrial –uno de los más pulcros, creativos, dinámicos y modernos del país- se presentó en un programa de TV (la Hora N) el 28 de noviembre pasado y, luego de perder unas lágrimas (lo que es literal, aunque reconozco que mi televisor es de 15’’ y mi vista no es muy buena) porque los estibadores del principal puerto del país (Callao) le estaban impidiendo el envío de su mercadería (¡10 contenedores no son una bicoca!) y las de otros exportadores, por una absurda huelga en demanda de aumentos salariales. Pues resulta que el mencionado señor (que, además, es miembro del directorio del Banco Central), una vez que se tranquilizó, comenzó a exasperarse, sacó pecho y disparó estos deliciosos cañonazos: "Yo, (...) como ciudadano, como Pepe Chlimper, me pongo a disposición de él (J.S.: se refiere al Premier) para ir con mi arma, autorizada por la Dicscamec, mañana (hoy) a las 6:00 p.m. a tomar el puerto del Callao. Porque si la Marina no puede, yo puedo. No puede ser que perdamos el trabajo de un año porque 700 malnacidos se apoderan del puerto". A lo que añadió que si el primer ministro no llega a resolver el problema, “que sepa que existe un grupo de empresarios que queremos estar como carne de cañón, primeros en la línea de fuego” (El Comercio, noviembre 29, 2007; las cursivas son nuestras: www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2007-11-29/chlimper_amenazo_reabrir_puert.html). Aunque después se disculpó caballerosamente (www.elcomercio.com.pe/ediciononline/HTML/2007-11-30/jose_chlimper_pide_disculpas_a.html) y también dicen que fue aplaudido a rabiar -¿se imagina usted por qué?- en la reciente ‘Conferencia Anual de Ejecutivos’ (CADE). En relación a este tema, véase el texto de Alberto Adrianzén, publicado el sábado pasado en La República: “Los nuevos perros del hortelano“ (www.larepublica.com.pe/content/view/192673/481/). Hasta ahora no salgo de mi asombro por las declaraciones de este empresario (ex ministro de Fujimori, dicho sea de paso), dado que los líderes gremiales generalmente solo se expresan de esta manera en pequeños círculos empresariales de mucha confianza y buenos tragos y habanos en manos, pero que no es elegante declararlo en público y que efectivamente nunca –que yo sepa- se le había chispoteado (otra bella mexicanada del Chavo del 8) a un solo líder nacional en alguna oportunidad. Tampoco acostumbran usar armas contra ‘malnacidos’, para eso uno que otro contrata –de vez en cuando- a los (¡otros malnacidos!) que realizan ese tipo de trabajo a muy bajo costo (ahora también hay empresas formales que realizan este tipo de encargos muy formalmente).

[2] Nótese que, como se trata de un promedio simple, obtuvo la mayoría absoluta. El porcentaje efectivo que alcanzó a nivel nacional fue de 47,2% de los votos válidos.


viernes, diciembre 07, 2007

Inflación Peruana, 2007: ¿Acercándose al 5%?

La banda-meta explícita de inflación de nuestro BCR está entre el 1% y el 3%. Hace algún tiempo se sabe que este año no se cumplirá con ese objetivo y que, según el INEI, se aproximará peligrosamente al 3,8%. Esta tasa se alcanzaría si en este mes de diciembre la inflación es de 0,3%, ya que el acumulado hasta noviembre fue de 3,49%.

Al margen de ese tema, que de por sí resulta preocupante, lo que queremos preguntarnos aquí es si esa tasa de inflación “del Perú” lo es efectivamente. La respuesta, obviamente es negativa, ya que se trata solo de la inflación “de Lima-Metropolitana”, como si representara el crecimiento de los precios de todo el país. Lo que no sería problema, si esos aumentos promedio de los precios de la capital equivaliesen aproximadamente al promedio nacional. Resulta, sin embargo, que el aumento del Índice de Precios al Consumidor (IPC), si tomamos como referencia el periodo anual ‘octubre 2007 vis a vis octubre 2006’, nos daremos con la sorpresa que la limeña es la tasa anual más baja de todas las ciudades del país (3,08%). Incluso hay dos urbes que sobrepasan el 8% anual (Arequipa y Moquegua), otras dos el 7% (Cusco y Pucallpa) y la gran mayoría de las demás está entre 5% y 7%; lo que sí es extremamente preocupante.

De manera que lo ideal sería calcular la tasa de inflación del Perú sobre la base de los datos que poseemos, aquellos referidos a las principales ciudades. Con lo que nos acercaríamos bastante más a la 'verdadera' tasa de inflación del Perú, aunque solo se refiera al Perú Urbano. Es ese el ejercicio que hemos realizado [1], cuyos datos base y resultados figuran en el Cuadro adjunto (aún no tenemos datos de noviembre para las ciudades), en que hemos ponderado los aumentos del IPC considerando la población de los departamentos (según el Censo 2005) a que corresponde cada ciudad para la que tenemos datos de inflación. Solo hemos realizado un leve ajuste para el caso de Ancash, ya que en este caso deben considerarse las dos ciudades para las que disponemos de datos de inflación (Chimbote y Huaraz).

El resultado es sorprendente: la inflación anual sería de 4,7%, casi un punto porcentual por encima de la inflación que se espera alcanzar 'oficialmente' este año y algo menos de dos puntos porcentuales por encima de la meta superior de la banda del BCR. Obviamente usted podrá argumentar que esa cifra no es de fiar porque no se poseen los datos de ciudades más pequeñas y de las zonas rurales, en las que la inflación podría ser tan baja (¿será así?) que la de Lima equivaldría a la inflación promedio del Perú. De no ser así (y, en efecto, no lo es), el BCR debería considerar como su meta explícita la inflación correspondiente al Perú Urbano, más que limitarse a la de Lima Metropolitana, que no es una muestra representativa, considerando que alberga al 30% de la población nacional.

2007: INFLACIÓN URBANA DEL PERÚ (Octubre 2007/Octubre 2006)

___________________________________________________________________


POBLACIÓN
POBL
INFLACIÓN
CONTRIBUCIÓN

Departamentos

Absoluta

%/100

Departamental

En puntos porcentuales

PERU :

27,219,264




Amazonas

406,904

0.015

5.45

0.08

Ancash

1,086,604

0.040

5.259

0.21

Apurimac

437,128

0.016

5.5

0.09

Arequipa

1,172,959

0.043

8.17

0.35

Ayacucho

650,817

0.024

4.72

0.11

Cajamarca

1,412,262

0.052

5.45

0.28

Callao

840,813

0.031

3.08

0.10

Cusco

1,208,821

0.044

7.42

0.33

Huancavelica

463,250

0.017

5.11

0.09

Huánuco

761,216

0.028

3.34

0.09

Ica

695,489

0.026

6.21

0.16

Junín

1,182,649

0.043

4.81

0.21

La Libertad

1,596,930

0.059

4.66

0.27

Lambayeque

1,122,421

0.041

5.66

0.23

Lima

8,153,618

0.300

3.08

0.92

Loreto

915,138

0.034

4.31

0.14

Madre de Dios

101,644

0.004

4.65

0.02

Moquegua

164,105

0.006

8.2

0.05

Pasco

274,568

0.010

6.48

0.07

Piura

1,679,899

0.062

5

0.31

Puno

1,290,052

0.047

4.32

0.20

San Martín

695,106

0.026

5.1

0.13

Tacna

286,810

0.011

6.89

0.07

Tumbes

201,336

0.007

6.4

0.05

Ucayali

418,725

0.015

7.29

0.11

INFLACIÓN

URBANA

NACIONAL




4.68%


Véase el texto de Humberto Campodónico sobre este tema (glosa): La República, diciembre 8, 2007 (www.larepublica.com.pe/content/view/192716/559/), que cierra su artículo señalando certeramente: "Agregamos que esta puede ser una de las razones que motiva la protesta de la población en el interior del país. Dicho de otra manera, Lima no es el Perú".
Asimismo consulte: Juan Sheput, “En provincias la inflación 2007 se acerca al 10%“, en Mate Pastor, diciembre 8 (http://juansheput.blogspot.com/2007/12/en-provincias-la-inflacin-2007-se.html).



[1] En un cálculo aparentemente similar, el INEI llegó a la conclusión –quién sabe cómo- que la inflación ‘nacional’ sería del 3,98% para ese mismo periodo, en que Lima llegaba al 3,08% (Informe Técnico, no. 22, noviembre 2007, Cuadro no. 11).



ADDENDA (Diciembre 14, 2007): NOTA SOBRE LA PERCEPCIÓN INFLACIONARIA POR REGIONES

Esta noche, en la Hora N de Canal 8 se comentó la última encuesta nacional de opinión de la PUCP. Entre otras cosas, se discutió la opinión que la gente tenía sobre la inflación, y tanto la inteligente conductora del programa (Mariella Balbi), como el experimentado director de la mencionada encuesta (Fernando Tuesta S.), opinaron que era un ‘error de percepción’ de la población y que ‘en realidad eran inconsistentes’ (o algo parecido).

Se ve que no han tenido la oportunidad de observar las tasas de inflación urbana en los departamentos. Pues, según la encuesta mencionada, da la casualidad que a nivel nacional el 48% dice que el control de la inflación es peor y, rebasa el 50% en las regiones Sur, Centro y Oriente donde precisamente la inflación ha sido mayor a la de Lima-Metropolitana.

De manera que no hay inconsistencia, pero –me temo- que es más bien un descuido de los comentaristas. Posibles explicaciones: a. La gente va de compras, los periodistas y académicos mandamos comprar en los mercados; b. esos últimos somos de los estamentos A o B y la mayoría de los encuestados son del C, D y E (donde, dicho sea de paso, este año la inflación ha sido mayor a la de los estratos altos, considerando las respectivas canastas de consumo).

La pregunta que se formuló a los encuestados y los resultados sobre ese punto son los siguientes:

¿Desde que empezó el gobierno del presidente Alan García, ¿estamos mejor, igual o peor en cuanto al control de la inflación?


Fuente: IOP de la PUCP, Encuesta Nacional, Año II, diciembre 2007; p. 6 (www.pucp.edu.pe/noticias_

pucp/images/documentos/

encuestatreintayseis_iop_diciembre.pdf).


De esta encuesta se desprende la consistencia de los que opinan mayoritariamente en el sentido negativo, dado que concuerdan con las altas tasas de inflación que han sufrido esas tres regiones (Sur, Centro y Oriente) en 2007.

***

Sobre este tema, véase también los textos de Humberto Campodónico (www.larepublica.com.pe/content/view/191716/559/) y Juan Sheput (http://juan sheput.blogspot.com/2007/12/inflacion-en-per-llegamos-el-5-en-el.html).


Posdata (febrero 5, 2008), según Nota Informativa No. 013-2008-BCRP: "Ante las preguntas de los parlamentarios sobre el uso de la inflación nacional en lugar de la de Lima, detalló (Julio Velarde) que ello se debe a que el indicador de la capital tiene una metodología más sólida respecto al índice calculado para las provincias. Se mostró de acuerdo en apoyar al INEI en la elaboración de la encuesta a los hogares, cuyos resultados pueden servir para mejorar el cálculo de la inflación nacional, indicador que actualmente es defectuoso".


miércoles, diciembre 05, 2007

¡Por Fin! Aprobación categórica del TLC


Nuestros dos más lúcidos comentaristas políticos han reaccionado frente a este histórico acontecimiento con una evaluación gráfica multicolor que va al grano en muy pocas palabras (para decir lo mismo los mortales comunes requeriríamos unas diez páginas por cada imagen):



Autor: Carlín. Fuente: La República, diciembre 5, 2007; p. 10.

Nota
: En relación a la caricatura antecedente, recuérdese la declaración del presidente de EEUU, luego de la favorable votación de la Cámara Baja a favor del TLC:
“Perú se ha beneficiado de nuestro ATPDEA. (A partir del 2009) El TLC ayudará a nivelar el campo de juego para nuestros exportadores e inversionistas” (La República, noviembre 9, 2007; p. 13).

Fuente: 'Carlín', en La República, diciembre 16, 2007.

Autor: Alfredo. Fuente: La República, diciembre 5, 2007; p. 18.
***


Nota: Ubique su puntero sobre la imagen para agrandarla.
Autor: Alfredo; Serie: 'Los Calatos'; Fuente: La República, diciembre 8; p. 32



Nota: Ubique su puntero sobre la imagen para agrandarla.
Autor: Alfredo; Serie: 'Los Calatos'; Fuente: La República, diciembre 7; p. 32.



Fuente: La República, diciembre 9; p. 24.


Autor: Carlín. Fuente: La República, diciembre 6, 2007; p. 10.

Nota: En relación a la alusión a los 'perros del hort...', vea una selección de ochentaitantos artículos periodísticos -para todos los gustos- que comentan los dos primeros textos garcianos sobre el ‘síndrome del perro del hortelano’, la mayoría de los cuales corresponden a la pluma de las más diversas razas de perros del hortelano (incluido el suscrito), en: “Se Subasta Rico País Con Vista Al Mar” (http://schuldtlange.blogspot.com/2007_11_01_archive.html).

***

Y VAN MÁS....

Nota: Ubique su puntero sobre la imagen para agrandarla.
Fuente: Perú.21, en separata 'El Otorongo', no. 93, diciembre 7.


Autor: Alfredo. Fuente: La República, noviembre 1, 2007.


Nota: Ubique su puntero sobre la imagen para agrandarla.
Fuente: Perú.21, en separata 'El Otorongo', no. 93, diciembre 7.


Nota: Ubique su puntero sobre la imagen para agrandarla.
Fuente: Perú.21, en separata 'El Otorongo', no. 93, diciembre 7.


***

¿Y quiénes festejan con champán? ¿Serán los que venden 'canchita'?
Fuente: primera plana del diario Chorreo (diciembre 5, 2007).

***


BASTANTE MÁS REALISTAS SON ESTAS OTRAS PRIMERAS PLANAS:


Fuente: La República, domingo 9 de diciembre.


Fuente: Caretas, diciembre 6, 2007.





Fuente: 'Carlincaturas', en La República, enero 18, 2009.