martes, noviembre 11, 2008

Valor agregado y utilidades del sector financiero estadounidense en perspectiva, 1929-2008


Ahora que tanto se habla de la crisis financiera y bancaria norteamericana, puede resultar útil y hasta interesante detenerse por un momento en cierta data de corto, mediano y largo plazo del sector, a fin de tener un panorama más completo de sus tendencias en el tiempo.


Aunque en diarios y revistas se presenta una infinidad de datos –que, más que informar, marean- sobre la cuestión financiera, pocos se centran en los que son más significativos. A nuestro entender éstos tienen que ver con la contribución al Ingreso nacional del sector financiero, así como las ganancias absolutas y relativas que genera y de las que nadie habla.


Para tal efecto hemos elaborado los gráficos que siguen, basados en datos de la Oficina de Análisis Económico (BEA: Bureau of Economic Analysis del Departamento Norteamericano de Comercio: www.bea.org). Por la facilidad para conseguir los datos y por el hecho que desde ahí se ha desatado la turbulencia global, nos hemos limitado al caso de EEUU.



La visión del Largo Plazo, 1929 a 2007


Las ocho décadas transcurridas desde el crack del 29 muestran oscilaciones relativamente drásticas de las ganancias domésticas (se excluyen las obtenidas en el extranjero), tanto de las totales (‘G’), como de las correspondientes al sector financiero (‘Gf’); ambas en dólares del año 2000 (eje izquierdo del gráfico que sigue). Los picos más contundentes de las ganancias totales (líneas lila) se dieron en 1943-44 (durante la II Guerra Mundial), 1951 (Corea), 1966-68 (Vietnam); 1977-78; 1996-97; y 2003 a 2006-IV; mientras que los ‘fondos de pozo’ se observaron en los años que el NBER consigna (ver Anexo) como parte de las crisis o recesiones; en especial, en 1932-33 (en que las ganancias fueron negativas); 1946 (fin de la guerra II), 1954 (fin Corea), 1958, 1974-75 (primer shock petrolero), 1980-82 (segundo choque) y 2000-01 (fin burbuja tecnológica). En cambio, las ganancias financieras (líneas azules) no fluctuaban tanto y no siempre se dejaban jalar para abajo en periodos de recesión.


Más errática y, de por sí, más significativa es la serie que representa las fluctuaciones de las ganancias financieras vis a vis las ganancias totales (‘Gf/G’ en el eje derecho del gráfico; color tangelo). Ha de resaltarse solamente un punto, que está a la vista: La participación de las ganancias financieras en las totales aumentó durante cada una de las crisis y recesiones, especialmente en la de los años treinta y en las de los choques petroleros; en 1991 rebasó el 30% y en 2001-2003 excedó el 40% del total. De ahí en adelante, hasta el segundo trimestre de este año (2008-II) la proporción se ha mantenido más o menos constante en torno al 33%. Nótese, sin embargo, que en esos casos –en la práctica- ello significó que la caída real de las ganancias financieras fue menor que la de las totales.



NOTA: Como siempre, un click izquierdo en el ratón permite ampliar esta imagen, así como las siguientes.



El mediano plazo, 1948-2007


Más significativo aún es lo que nos dice la relación entre el valor relativo de las ganancias financieras respecto del total (‘Gf/G’ – línea lila) y la contribución relativa del sector financiero al Ingreso Nacional (‘Yf/Y’ – línea azul), tal como se representa en el siguiente Gráfico. En este caso la serie solo abarca seis décadas, comenzando con el año 1948. En teoría, se supone que las ganancias de cada sector se deben mover –en el mediano plazo- aproximadamente al son de sus contribución al Valor Agregado de la economía, como efectivamente parece haber sido el caso del sector financiero entre 1948 y 1952 . A partir de entonces, sin embargo, hubo años en que la participación de las ganancias fue menor a su contribución al Valor Agregado (años: 1948-52, 1955-57 y 1962-68) y en otros mayor (años: 1953-54, 1958-61 y 1969-80). Sin embargo, desde el año 1989 en adelante, durante dos décadas completas, siempre la participación de las ganancias financieras en las ganancias totales ha sido superior –y cada vez mayor- a la contribución del sector financiero al valor agregado total de la economía doméstica de EEUU. Es decir, el capitalismo ‘financiero’ se apartó cada vez más del propiamente productivo.





El periodo de la burbuja hipotecaria, 2002-2008


Un último cuadro de interés es el que detalla los datos del cuadro anterior en base trimestral, limitándose a presentar los del último septenio, 2001-2008. Es decir, se trata del periodo de la llamada ‘burbuja hipotecaria’ y, más precisamente, de la ‘manía por los activos’, que se inicia en el cuarto trimestre de 2001. Debe notarse lo siguiente:


  1. La participación de las ganancias financieras en las totales siempre está por encima de la contribución del sector financiero al incremento de la riqueza nacional; la diferencia ha llegado a ser tal que aquella rebasa en un 100% a ésta, lo que es muy significativo.
  2. Sin embargo, se observa un sustancial descenso de esa participación de las ganancias de 45% (2001-IV) a 33% (2008-II); mientras que
  3. La contribución del sistema financiero al Ingreso Nacional prácticamente permanece constante en 19%.

Todo lo anterior nos hace pensar -como ya se estila en algunos análisis- en la necesidad de diferenciar claramente entre el sector financiero de la economía y el propiamente productivo. Con lo que, además, estaríamos en condiciones de iniciar un análisis más detallado de las crisis y sus componentes productivos y financieros a lo largo de los ciclos económicos en EEUU.




***

ANEXO: LISTA DE RECESIONES (http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_recessions)

Cuadro basado en los criterios que utiliza el ‘National Bureau of Economic Research’ (NBER) para determinar los periodos de recesión y crisis en EEUU (ver: www.nber.org/cycles/recessions_faq.html).