miércoles, diciembre 17, 2008

El Señor de las Burbujas

Durante toda una generación fue el economista más importante del mundo y el segundo hombre más poderoso del planeta. Alan Greenspan fue Presidente de la Reserva Federal (FED) desde agosto 1987 hasta enero 2006, nombrado sucesivamente por Reagan, Bush I, Clinton y Bush II. Más conocido como “El Oráculo” o “Maestro”, su pedigrí era incontestable hasta que apareció el libro “Greenspan’s Bubbles – The Age of Recklessness at the Federal Reserve“, de William Fleckenstein y Frederick Sheehan (Nueva York: McGraw-Hill, 2008). Se trata de una devastadora crítica de su errado criterio sobre diversas coyunturas económicas críticas y de sus débiles capacidades de predicción y de gestión monetaria, incluidas las que cometiera antes de asumir el cargo, especialmente cuando fuera presidente del crucial Consejo de Asesores Económicos del Presidente (1974-1977).

Resulta imposible resumir un texto en el que los autores recorren –con lujo de detalles y una a una- sus fallas de discernimiento y predicción desde 1973, para lo que se basan en sus declaraciones oficiales, pero sobre todo en las actas secretas –que se hacen públicas cada cinco años- del FOMC (el Comité de Mercados Abiertos de la FED, por sus siglas en inglés). Sus 178 páginas se recorren al galope en siete fascinantes capítulos, en que de paso se aprende bastante más de política monetaria y de política a secas que en cualquier postgrado. Además nos permite conocer a una personalidad muy distinta a la que Greenspan ofreciera de sí mismo en su igualmente fascinante “The Age of Turbulence” (Nueva York: The Penguin Press, 2007), donde detalla las memorias de sus años mozos y de su gestión técnico-política pública.

Es infinita la riqueza de datos y anécdotas que contiene el libro. Comenzando con su errónea percepción de las malas prácticas de un banco, que poco después de su evaluación quebró y le costó US$ 100.000 millones a los contribuyentes; pasando por el célebre colapso de ‘Long Term Capital Management’ y del rublo ruso, que hicieron caer la Bolsa y que Greenspan quiso enfrentar reduciendo drásticamente la tasa de referencia, a pesar del normal funcionamiento del mercado; o esa otra, ante el temido desastre del Y2K, decidió soltar US$ 50.000 millones –utilizando el helicóptero de Friedman- para asegurarles aún más liquidez a los bancos; entre otras muchas. Pero sus más penosas acciones fueron la creación e hinchazón de la burbuja tecnológica del 2000, en que mantuvo las tasas de interés muy bajas y por demasiado tiempo (y se negó a aumentar los márgenes de garantía), con lo que llevó al éxtasis desaforado de los mercados financieros, en la creencia que la ‘revolución del internet’ iba a resolver todos los problemas; error que repitió posteriormente, cuando ya era evidente la crisis inmobiliaria anexada a la voluminosa espuma crediticia. Los autores dudan responder a la cuestión de si esos globos fueron inflados para beneficiar a ciertos grupos que lograron ganancias fabulosas o si era porque “no estaba a la altura de su tarea”.

En pocas palabras, el descarnado texto relata el hecho que Greenspan no solo le costó (y sigue costándole) mucho dinero al país (y al resto del mundo) por sus traspiés en relación a las acciones que debían adoptarse frente a las mutaciones de la coyuntura económica, sino que tropezó con la misma piedra una y otra vez. Muy humanamente, jamás reconoció un yerro; y, muy humanamente también, todos creían en lo que afirmaba. Por supuesto que, si de culpas se trata, serán muchos más los que serán acusados en estos turbulentos momentos de angustia masiva, justa o injustamente.

2 comentarios:

ugoolceses dijo...

Estimado Sr.Schuldt:

Lo felicito por los temas que desarrolla en su blog, asì como por los otros intelectuales que escriben en el mismo.
En tal sentido deseo permitirme ofrecerle el contenido de mi propio blog, ya que espero pueda interesarle como complemento al suyo.

http://ugoolcese.wordpress.com/

Reciba mis cordiales saludos

Ugo Olcese Sanguineti

jose dijo...

Saludos profesor Jurgen

Soy de Ecuador. Lo felicito por este blog, y por toda la labor de investigacion que usted permanentemente desarrolla. Creo que ud es uno de los analistas mas agudos de la economia que disponemos actualmente

Desearia saber si existe version en español del libro que ud refiere en este blog, me interesa poder hacerme de el

Gracias de antemano

José Díaz