jueves, noviembre 19, 2009

'Carry Trade': ¿Arbitraje o Especulación?

Desde hace cuatro meses, calmados relativamente los mercados financieros mundiales, nuevamente la mayoría de gestores de inversión están recomendando este tipo de negocio. En su modalidad más sencilla el “carry trade” consiste en prestarse dinero en una economía en la que rige una tasa de interés activa muy baja y que se deposita en otra con tasas pasivas más altas, con lo que se gana por el diferencial. La experiencia que a ese respecto tuvieron quienes, desde los años noventa, se prestaron yenes en el Japón para invertirlos en dólares australianos es muy ilustrativa al respecto. Además, porque el lucro resultó enorme debido a que la moneda japonesa se fue devaluando respecto a la australiana. Doble ganancia. En la práctica, sin embargo, es como jugar con fuego. De ahí que sea importante diversificar su cartera geográficamente a fin de reducir los riesgos que implica ese tipo de casino.

Hoy en día este negocio con divisas está resultando interesante tomando como país-base, ya no solo al Japón, sino a los EEUU, gracias a sus tasas de interés próximas a cero, para invertirlas en países-destino en que las tasas de interés son más altas y cuyas monedas se vienen revaluando respecto al dólar norteamericano. Es el caso del real brasileño, el dólar australiano y el rand sudafricano, que este año se han encarecido en casi 30%. Aun más rentable, aunque también más complejo, es cuando usted ya no negocia solo en divisas y aprovechando los diferenciales de tasas de interés, sino invirtiendo el dinero en activos de rentabilidad aún mayor, tales como en acciones, materias primas, deuda pública y similares de países emergentes.

Ahora bien, ¿cuál es problema con todo esto? Según los expertos: ¡que se genere una nueva burbuja financiera que salpique a todo el globo! Y es que la Reserva Federal acaba de anunciar tajantemente que mantendrá las tasas de interés y todos saben que el US$ seguirá depreciándose… el mejor de los mundos. Con lo que cientos de miles de millones se dedicarán precisamente al ‘carry trade’. Sin embargo, el día en que el gobierno norteamericano aumente el precio del crédito y el tipo de cambio se vuelva a revaluar, lo que nos puede sorprender en cualquier momento por más declaraciones en contrario que haga el gobierno de EEUU, la bomba estará a la vuelta de la esquina.

Si bien es cierto que las tasas de interés la FED las irá subiendo punto por punto, lentamente, la revaluación del US$ -cuando llegue- no será de 1 o 2%, sino que seguramente rebasará el 10 o 15% en un tiempo relativamente corto, lo que bien puede suceder dentro 8 a 12 meses. Ciertamente la reventazón no será tan grave si el negocio no es con divisas sino con activos, ya que estos generalmente se cotizan en dólares. ¿Cuál es la salida frente a ese peligro inminente? Evidentemente el control de estos capitales golondrinos traviesos, que ya se está viendo cómo afectan la volatilidad de los mercados cambiarios y vienen aumentando ‘artificialmente’ el precio de ciertos metales, el petróleo y determinadas bolsas de valores.

***


NOTA: Los interesados en el tema pueden leer el reciente texto de Richard Clarida, Josh Davis y Niels Pedersen, “Currency Carry Trade Regimes: Beyond the Fama Regression”, en NBER Working Paper no. 15523; noviembre.