jueves, marzo 26, 2009

Exquisitices culinarias criollas

El domingo pasado MVLL nos deleitó con un texto sobre la creatividad gastronómica y el empuje empresarial de Gastón Acurio, ese artista de la autóctona comida nacional que “ha sido depurada y enriquecida con toques personales que la sutilizan y adaptan a las exigencias de la vida moderna, a las circunstancias y oportunidades de la actualidad, sin traicionar sus orígenes pero, también sin renunciar por ello a la invención y a la renovación”. Aunque de otra categoría culinaria, algo parecido se puede decir de la que realiza nuestro Instituto Nacional de Estadística (INEI), por los toques personales y sutilezas que le dan a las cifras para adaptarlas a las exigencias del momento, inventando y renovando metodologías, justo cuando la crisis nos ataca.

Esto viene a cuento por la reciente publicación del 3,1% de crecimiento anual del PBI a enero 2009. El sentido común hace dudar de esa cifra, considerando que una serie de sectores reales importantes han decrecido, tales como pesca (-21%), agricultura (-1,5%) y manufactura (-2,7%). Pero los denominados ‘otros servicios’ –que sirven precisamente a los mencionados y representan más del 39% de la producción nacional- se habrían expandido en 6%. Más aún, el comercio (14,6% del PBI), el segundo sector más importante, crece por debajo del promedio a solo 2,5%.

Más graves son las denuncias de los expertos, como aquella que nos llega del distante blog de un colega involuntariamente emigrado a Bagdad (ver: www.29x55.com), titulado “El obituario del PBI mensual”. Otros dicen que el INEI no publica los datos de crecimiento desestacionalizados (solo lo hacen gráficamente), probablemente porque llevan a índices negativos desde hace varios meses; o quienes afirman que muchos datos no están documentados, aún cuando se dice que se basan en encuestas, que nadie sabe cómo se elaboraron; tampoco se dispone de los deflactores pertinentes; etc. Como no se conoce la ‘nueva’ metodología, no hay como comparar los nuevos datos con los viejos. De ahí que un colega haya afirmado que las buenas nuevas sobre las recientes medidas de reactivación económica se deben, más que a las políticas fiscal y monetaria, a las cifras virtuales del INEI. ¿Será por eso que el BCR retiró de su página web el informe de producción a solo dos días después de haberlo colgado (ayer volvió a aparecer misteriosamente)?

Algo similar se aplica a los cálculos de la inflación urbana del país (25 ciudades), en que no se conocen los índices del IPC y, mucho menos, las ponderaciones de gasto de las urbes que la componen. ¿Cómo pueden tomar decisiones los agentes económicos en base a datos que no son confiables y/o conocidos? Y el BCR, ¿cómo fija la tasa de interés de referencia, en el marco de su política de metas explícitas de inflación (regla de Taylor), si las cifras del PBI y la inflación nacional son dudosas, por decir lo menos? En pocas palabras, el INEI debería publicar todas las recetas que sirven de base para las cifras que publica (incluidas sus inevitables limitaciones), lo que permitiría replicar los cálculos que realiza. Si los antropólogos se han atrevido a darnos a conocer la macabra cocina que practicaban los jíbaros para reducir las cabezas de sus enemigos, ¿por qué le resulta tan difícil ser transparente al INEI? ¿O es que le resulta demasiado costoso políticamente?

***

P.D.1.: Los textos más valiosos sobre la materia los puede encontrar en el blog de Farid Matuk: http://29x55.wordpress.com/


P.D.2. (abril 12). El Jefe del INEI acaba de anunciar que el 21 de los corrientes ofrecerá una conferencia de prensa para explicar la nueva metodología para el cálculo del PBI.


P.D.3: Ver también sobre este tema:

-Otto Rock, “Peruvian economists and the ever-rising power of blogs”, en Inca Kola News, abril 13 (http://incakolanews.blogspot.com/2009/04/peruvian-economists-and-ever-rising.html).

-Pedro Francke, “Del optimismo a la mentira”, en La República, abril 14; p. 13 (www.larepublica.pe/actualidad-economica-pedro-francke/14/04/2009/del-optimismo-la-mentira).

-“Crece cuestionamiento de la entidad estatal – INEI debe presentar cifras con nueva y antigua metodología” (declaraciones de Burneo, Marthans y Matuk), en La República, abril 15; p. 13 (www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20090415/13/node/187515/todos/14).


P.D.4: Artículo fundamental de Bruno Seminario: "¿Está el Perú en el Paraíso Terrenal?", en La República, mayo 24, 2009 (ver texto en: http://aeperu.blogspot.com/2009/05/esta-el-peru-en-el-paraiso-terrenal.html).


P.D.5: Respuesta del jefe del INEI: mayo 26, 2009

"Preguntas y respuestas sobre nueva metodología del PIB en Perú", por Terry Wade.

LIMA (Reuters) - Economistas han criticado los cambios adoptados formalmente en enero por la agencia oficial de estadísticas de Perú para calcular el PIB y afirman que el nuevo método exagera el crecimiento del país.

Utilizando la nueva metodología, la agencia señala que la producción nacional registró un crecimiento de 3,14 por ciento en enero, un 0,19 por ciento en febrero y un 3,05 por ciento en marzo en comparación con los respectivos meses del año pasado.

Pero críticos como Bruno Seminario, economista de la Universidad del Pacífico, dice que cuando se usa el anterior modelo se registra una contracción de 0,51 por ciento, 1,38 por ciento y 1,71 por ciento en los respectivos meses analizados.

Algunos críticos afirman que la nueva metodología -que incluye tres nuevas encuestas para captar la actividad de venta al por menor, restaurantes y otros servicios- hace ver la economía más saludable, lo que ayuda a la imagen del presidente Alan García, cuya popularidad ha caído en los últimos meses.

Los siguientes son algunas ideas y comentarios de Renán Quispe, jefe del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) de Perú, tras una entrevista con Reuters.

¿QUE DIRIA A LAS PERSONAS PREOCUPADAS POR LAS CIFRAS?

"Yo soy acá (un profesional) de carrera, por qué lo comento esto, porque yo respeto mucho la institución y como todo peruano yo quiero mucho a mi país.

La cifra que da el INEI hace que todos los agentes económicos decidan en función a donde ir. Entonces las cifras que yo pueda dar, no puedo dar una cifra que haría daño al país, sería un acto bien grave que el país tuviera cifras incorrectas, no puedo hacerle daño al país".

¿POR QUE SE INTRODUJERON LOS CAMBIOS?

La agencia de estadística afirma que el método anterior de 1994 asume que la economía de Perú en 2009 no ha cambiado en el el último decenio, cuando en realidad se ha transformado. El sector privado ha crecido mucho desde las privatizaciones en la década de 1990, por lo que el Perú está viviendo en otro escenario ahora, con mucho más dinamismo económico.

¿POR QUE NO HUBO UN PERIODO DE COMENTARIO PúBLICO ANTES DE QUE LA NUEVAS ENCUESTAS FUERAN ADOPTADAS?

"Las nuevas encuestas para el sector minorista, restaurantes y otros servicios se introdujeron provisionalmente por uno de mis predecesores, Cherly Ore, y cuando me hice cargo de las encuestas se evaluaron las pruebas durante dos años antes de su aprobación en el mes de enero. La nueva metodología es más estable que la anterior".

¿PORQUE ADOPTAR LAS MODIFICACIONES AL MISMO TIEMPO QUE LA CRISIS MUNDIAL COMIENZA A AFECTAR A PERU?

"Esperar un año habría significado llegar más lejos de la medición del PIB real (...) y en nuestro caso, los antiguos cuadros eran obsoletas . A finales de 2010 tendremos totalmente una nueva serie de cuentas nacionales del 2007 como la de referencia, tanto para la producción y los precios"

¿POR QUE EL SECTOR DE SERVICIOS HA SUBIDO 7 PCT EN MARZO MIENTRAS QUE MANUFACTURA CAYO 5 PCT?

Desde 1994 a la fecha, en el caso peruano, ha crecido en forma muy importante los servicios de comunicaciones por internet, los servicios de publicidad, ha crecido en forma importante, los de radio y televisión, han crecido los servicios informáticos y outsourcing.

El error conceptual que tiene la estructura de la metodología del año 94 es que se usa en forma fija para hacer la relación manufacturera con el sector servicios.

El sector servicios prestados a empresas no le hace servicios prestados sólo a la manufactura, le hace servicios también al sector comercio, al sector construcción, a educación, o sea a todos los otros sectores de la economía.

¿COMO ES POSIBLE QUE EXISTA UNA DIFERENCIA DE 12 PUNTOS ENTRE SERVICIOS Y MANUFACTURA?

Es que la actividad manufacturera desde los últimos años está ligada fuertemente a la exportación. Las actividades que han caído en mayor proporción son las actividades ligadas a la producción textil y alimentos preparados que van para exportación.

Sin embargo los que están ligados más a la demanda interna están con comportamientos positivos. Entonces las actividades de servicios que están fuertemente demandadas para atender la producción nacional son las que están mostrando una tendencia positiva. La tendencia positiva no es en los niveles que se venía registrando en los niveles del año pasado. El crecimiento no es en la misma medida que se veía en el año pasado.

¿NO HAY ENCUESTA PARA MEDIR LOS INVENTARIOS?

Es cierto no hay encuesta para medir los inventarios, pero puedo afirmar estamos cerrando el PIB trimestral, los inventarios en el primer trimestre están cayendo, justamente esos inventarios están yendo a cubrir esa baja de la manufactura. Cae la producción, pero el comercio de los inventarios siguen dándose. Los servicios tienen correlación porque un servicio no se 'estokea'.

LOS CRITICOS DICEN QUE NO HAN VISTO LAS NUEVAS ENCUESTAS. ¿HAY UNA FALTA DE TRANSPARENCIA?

"Todo está en nuestra página web (...) Y he invitado a muchos analistas a un seminario en abril (para explicar todo esto) (...) Muchos dijeron que vendrían, pero luego no se presentaron".

¿CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE LA CIFRA MENSUAL Y TRIMESTRAL?

"Los resultados mensuales y trimestrales de las encuestas son diferentes (...) nuestra encuesta mensual de la producción, no del PIB, y la producción a los consumos intermedios. Así que cuando el PIB se mide por el valor añadido, el gasto público tiene un menor impacto sobre la economía".


martes, marzo 24, 2009

La CGTP y el Desarrollo Nacional

Pasado mañana nuestra principal confederación de trabajadores dará a conocer su “Plan para la Defensa del Empleo y la Economía Popular“, que es bastante más que eso. A diferencia de las propuestas de otros gremios, que acostumbran proponer medidas para beneficio propio, observamos una serie de lineamientos generales y propuestas concretas que van más allá de sus intereses inmediatos y nos permiten calificar ese programa como una estrategia nacional de desarrollo de largo plazo alternativa a la actual, anclada en principios que deben adoptarse desde la coyuntura a partir de siete conjuntos de políticas específicas. En esencia de lo que se trata es de reactivar y ampliar el mercado doméstico del país, sin descuidar la necesidad de procurarnos las divisas necesarias para hacerlo.

La aspiración más importante radica en “defender la producción nacional para dinamizar el mercado interno”, lo que se lograría impulsando el gasto en las regiones, eliminando las barreras burocráticas; suspendiendo las facilidades que otorgan los TLC y afectan la producción y el empleo nacionales, para lo que también convendría regresar a las tarifas arancelarias previas a los dos últimos recortes; estableciendo un programa especial para ofrecer crédito barato al agro, a las MYPES y a la vivienda de familias pobres; reconvirtiendo las deudas de US$ a soles; asegurando un incremento gradual del tipo de cambio “para mejorar la competitividad de la producción y el equilibrio del sector externo”. En relación a éste, se exige un “mayor énfasis en la integración regional para aprovechar los mercados cercanos” a través del impulso de la integración económica regional y el apoyo a la internacionalización de empresas peruanas, así como la diversificación de los mercados.

Ligado a lo anterior proponen “elevar la productividad del agro y la soberanía alimentaria”, promoviendo “la concertación para incrementar la productividad agropecuaria, penalizando la especulación y acaparamiento y derogando los decretos que despojan de sus tierras a las comunidades” de sierra y selva. Proceso que sería potenciado por propuestas “en defensa de la micro y pequeña empresa”, tales como las compras estatales dirigidas de manera preferente a las MYPES y el respaldo a las operaciones con garantía automática a favor de las radicadas en el agro y las urbes. No menos importante es la “protección de los más pobres”: pensiones estatales a los mayores de 65 años que no tienen empleo, implementación del seguro de salud universal y programas sociales que combinen empleo temporal y mejoramiento de la infraestructura productiva. Por lo que postulan una política fiscal anti-cíclica a través del incremento del gasto público en “infraestructura, en obras de corta maduración que generen empleo masivo y aumenten el consumo de las familias pobres que consumen básicamente productos nacionales”, cuyos gastos se sustentarían en una tributación redistributiva y reactivadora, centrada en el aumento de los impuestos directos más que en los pesados y regresivos tributos indirectos.

Finalmente, la necesidad de “proteger el empleo con Trabajo Digno” implica la reconversión laboral de los trabajadores cesados por la crisis; el impulso de una política de incentivos para que las empresas lleven a cabo la capacitación laboral y la innovación tecnológica; el aumento general de las remuneraciones del sector público, de las pensiones y del salario mínimo a 750 soles; el establecimiento de un seguro temporal de desempleo; acuerdos tripartitos para evitar despidos y recortes de salarios; el aumento del número de inspectores para fiscalizar el cumplimiento de los derechos laborales; etc.

El gobierno, el parlamento y las empresas tienen la palabra.


P.D.: Mayo 1, 2009.

www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/defensa-trabajador/20090501/280745

"En defensa del trabajador" Por: Olmedo Auris Melgar, Vicepresidente de la CGTP

Conmemoramos el 1 de Mayo, Día Internacional del Proletariado, en un contexto de crisis del sistema capitalista mundial. Fecha en que los trabajadores rinden homenaje de admiración y gratitud a los Mártires de Chicago, salvajemente ahorcados por la bestialidad de la burguesía estadounidense, el Estado y gobierno yanquis a su servicio. Nuestro día internacional está perdurablemente unido a la lucha por nuestros derechos, en particular a la jornada laboral de 8 horas, referente de la misión histórica de la clase obrera: luchar junto a todos los explotados y oprimidos para derrotar la explotación y opresión, la marginación y humillación a que a diario nos someten el sistema capitalista, el Estado burgués burocrático y represivo y sus gobiernos.

La rica historia del movimiento obrero difícilmente se puede ocultar. Recordemos, entre otras hazañas, las revoluciones en Rusia y Cuba; y también el logro de trascendentes conquistas, muchas de ellas plasmadas en los Convenios de la OIT, como el Convenio 87 (julio de 1948), que garantiza la libertad sindical; el Convenio 98 (julio de 1949), que garantiza la negociación colectiva, convenios presentados y sustentados por la Federación Sindical Mundial (FSM).

Mientras las potencias imperialistas descargan el peso de la crisis en los países pobres y redoblan sus políticas de saqueo, logrando mayores privilegios tributarios para sus inversiones y la más absoluta impunidad para sobreexplotar a los trabajadores, el nefasto gobierno de Alan García es el promotor y garante de esta ignominiosa traición a la patria.

Resultado del antilaboral gobierno de Alan García es este panorama devastador: solo el 12% de los trabajadores está en planillas, solo el 17% tiene CTS, el 68% no tiene derecho a vacaciones, el 72% de limeños no tiene seguro social; el 74% no tiene derecho a gratificaciones y el 75% no tiene derecho a jubilación.

Frente a esta crisis generada por la desastrosa ideología del libre mercado, los trabajadores organizados en la CGTP no estamos de manos cruzadas y tampoco nos hemos dedicado a la sola protesta: hemos combinado esta con nuestra alternativa, proponiéndole al país nuestra Propuesta: En defensa del empleo y la economía popular, que ha merecido reconocimiento y elogios de connotadas personalidades e intelectuales de nuestro país.

Jurgen Schuldt, experto en economía, ha opinado así: “A diferencia de otros gremios que proponen medidas para beneficio propio, en la de la CGTP observamos una serie de lineamientos generales y propuestas concretas que van más allá de sus intereses inmediatos, que nos permiten calificarla como una estrategia nacional de desarrollo de largo plazo y alternativa a la crisis actual, basada en principios que deben adoptarse a partir de siete conjuntos de políticas específicas. Su trascendencia radica en defender la producción nacional para dinamizar el mercado interno”. Sí. Nuestra propuesta se cimienta en la estrategia del desarrollo en una economía nacional autocentrada y solidaria, opuesta a la estrategia neoliberal de acumulación, lucrativa y expoliadora.

El trabajo es la primera víctima del sistema neoliberal; por ende, los trabajadores tenemos el deber de luchar por el trabajo digno y productivo. Los trabajadores peruanos, artífices del crecimiento económico, merecemos un presente y un destino diferentes y construir una sociedad nueva, profundamente humana, solidaria, socialista. Por tanto, asumamos como nuestra la lucha política, pues 188 años de vida republicana dirigida por clases dominantes apátridas han profundizado la dependencia y atraso de nuestro país.

miércoles, marzo 18, 2009

¿Una nueva 'Década Perdida'?

Los años ochenta del siglo pasado siguen siendo recordados tristemente como la ‘Década Perdida’ para América Latina, la de los noventa lo fue para Japón y ahora ya hay quienes están comentando lo mismo, pero esta vez no solo para EEUU, como el ‘centro del mundo’, sino también para el resto de las economías globalizadas. ¿Será tan cierto este fúnebre pronóstico?

En un bando están quienes opinan, como lo declararan al alimón el 25 de febrero Obama y Bernanke, que la recesión norteamericana –que sigue percibiéndose como el gran motor de la economía mundial- acabará para diciembre y el 2010 sería el “año de la recuperación”. El ‘argumento’ que sostendría tamaño optimismo es que para entonces se habrá saneado el sistema financiero, supuestamente la base de toda estabilidad y sostén inmaculado de ‘confianza’. Esas declaraciones que pretendían tranquilizar a ‘los mercados’ no están logrando su objetivo: En EEUU, Asia y Europa siguen en caída libre y ya hay quienes pronostican que el Dow Jones –por escoger un índice entre muchos de los que permiten percibir la ‘confianza’ que se tiene en el sistema a futuro- seguirá cayendo por debajo de los 7.000 puntos. Hoy se encuentra en los 6.700, lo que significa un descenso del 52% respecto a su máximo de 13.930 alcanzado en octubre 2007.

Del otro lado estamos quienes consideramos que la recuperación de la confianza no garantiza una recuperación económica. Apenas es una precondición sicológica, que si no viene acompañada de ajustes macroeconómicos, de procesos que aseguren ganancias sustanciales en sectores productivos dinámicos y de la cooperación de los estados a nivel global, terminan siendo un espejismo similar al de nuestros desiertos norteños. ¿Qué es lo que tiene que suceder para que la economía mundial se recupere, en especial la norteamericana? A nuestro entender, cinco temas tienen que ser afrontados, cuya resolución no durará menos de una década.

En primer lugar, como es obvio, los pantagruélicos salvatajes gubernamentales de la banca, de los deudores particulares (especialmente hipotecas) y hasta de las empresas privadas (¡incluso las de automóviles!), han generado un forado que asciende al 10% anual del PBI (de 15 billones) y amenaza con llegar al 13% el próximo año. Una vez recuperado el sistema financiero, que podría lograrse en el mejor de los casos a fines del año entrante, inevitablemente hay que resolver este notorio problema del déficit fiscal, lo que implicará ajustes radicales que no lo desaparecerán de la noche a la mañana y que no permitirán un crecimiento suficiente como para motorizar las economías del resto del mundo globalizado.

No menos importante es, en segunda instancia, el hecho de que la enorme masa de familias endeudadas lo que harán, por más ‘subsidios’ que reciban, es devolver sus préstamos y –si les alcanza- intentar ahorrar lo máximo posible. Lo que obviamente desplomará los gastos privados de consumo, con lo que tampoco los empresarios tendrán incentivos para incrementar su oferta, la que de por sí está ociosa por el exceso de inversiones en capacidades productivas (cada vez más obsoletas). En tal sentido ésta es una crisis típica de sobreproducción.

Tercero: EEUU ha vivido muy por encima de sus posibilidades en el último decenio, lo que –entre otros indicadores- se expresa en su multimillonario déficit externo que se ha ido expandiendo gradual e irresponsablemente y que el al año pasado ya había llegado al 7% de su PBI. Y es que ningún país, ni siquiera el Imperio, puede darse el lujo de incrementar su consumo y su demanda interna mucho más allá de su producto potencial, como ha sucedido en esta década. Lo que, a la larga, significa más de lo mismo: ajustes hacia la baja de la demanda interna. Lo que será más dramático cuando los demás países dejen de depositar sus ahorros en EEUU (bonos del Tesoro).

Un cuarto aspecto, a nuestro entender el fundamental, pero ignorado por completo, consiste en señalar que los sectores que podrían darle ritmo a la economía global y a la norteamericana en particular tiene que provenir de inversiones productivas que aseguren altas rentabilidades del capital. Pero, se pregunta uno, de donde provendrán éstas si no existen innovaciones revolucionarias (en el sentido schumpeteriano) que despierten los ‘espíritus animales’ de los empresarios (Keynes) y acaben con la osteoporosis productiva de las economías avanzadas, la que se expresa en un crecimiento nimio de sus productividades y competitividad. Ya no bastan las reducciones radicales de las tasas de interés para que la gente y los empresarios se presten y alienten la recuperación económica por medio del consumo y la inversión. Y, para colmo de males, la radical reducción de las tasas de interés y la consiguiente expansión monetaria, está llevando la economía norteamericana al fondo de pozo o ’trampa de liquidez’, con lo que la política monetaria ya no estará en condiciones de reactivar la economía.

Finalmente, aún más graves son las crecientes tendencias proteccionistas que asoman en el horizonte, no únicamente en lo comercial, sino sobre todo en lo financiero, ya que no solo la economía norteamericana está arañando sus baúles monetarios y está recuperando los que tiene en el resto del mundo. En tal sentido, se estaría conformando un mundo multipolar, en que predominarán los conflictos económicos y, en el peor de los casos, aquellos que usan otras armas, bastante más mortales para otros y muy rentables para EEUU que tiene harta experiencia en este tipo de ‘estímulos’ para su economía. De ahí que, si no se llega a una cooperación desinteresada a nivel global para coordinar y consensuar los desequilibrios, las crisis pueden agravarse aún más, como ya se ha palpado en la última reunión del G-20. Pero que será una década perdida muy grave, sobre eso no cabe la menor duda. No nos queda sino prepararnos para esa larga y profunda hibernación de nuestra economía.

viernes, marzo 06, 2009

Crisis, Neoproteccionismo y Desglobalización


Parafraseando a un colega*, puede afirmarse que las tres vacas sagradas que habíanse constituido en la religión fundamentalista de mercado del último cuarto siglo han sido recientemente sacrificadas sin contemplaciones, a saber: los presupuestos públicos equilibrados, la propiedad privada irrestricta y el comercio libre. Cada una ha sido llevada a los camales por los chamanes de la economía para curar la recesión global: los déficit fiscales pantagruélicos para sanear los presupuestos bancarios y personales están a la orden del día; la desconfianza en la autorregulación y los ‘mercados eficientes’ han resucitado las iniciativas para que el gobierno intervenga y nacionalice bancos y le salve la vida a las empresas productivas ineficientes (comenzando con los gigantes del sector automotriz); y, como veremos a continuación, el castillo de naipes de los libres mercados internacionales se irá derrumbando paulatinamente para ser sustituido por tendencias crecientemente proteccionistas.

En efecto, al ritmo que avanza la turbulencia global, lo hacen también las tendencias ‘mercantilistas’ a escala mundial. Este proceso contracíclico podría llamar la atención porque procede con más fuerza precisamente de aquellas economías ‘desarrollados’ que hasta hace poco eran las campeonas del liberalismo y la globalización. Lo que no debe sorprender, sin embargo, ya que la experiencia histórica nos recuerda que los países más adelantados y poderosos del mundo siempre han adoptado esas políticas en condiciones de crisis, para lo que basta recordar la tristemente célebre ley tarifaria
Smoot-Hawley impuesta por EEUU en 1930, incrementando sideralmente los aranceles de unos 20.000 productos extranjeros que competían con los estadounidenses… en la ingenua expectativa de resolver exitosamente las consecuencias de la Gran Depresión. Por lo demás, desde una perspectiva histórica más amplia, su ‘despegue al desarrollo’ se sustentó precisamente en la protección de sus industrias nacionales infantes hasta que alcanzaron su madurez, momento a partir del cual se abrieron al mundo y le exigían al resto de países que liberalicen y abran sus economías sin condiciones. Los casos paradigmáticos a este respecto fueron Gran Bretaña en el siglo XVIII, EEUU y Alemania en el XIX y Japón, Taiwán y Corea en el XX.

Hoy en día esos mismos países utilizan esos mismos mecanismos y otros más sofisticados para paliar el efecto de la crisis global sobre el empleo, las ganancias y el crecimiento económico doméstico. Siguen convencidos que pasarse un cuy peuano por el cuerpo les resuelve todos sus problemas. Es así como en los últimos meses han surgido hasta
seis formas de proteccionismo cuasi-aislacionistas. El primero y más tradicional es el propiamente comercial, que establece barreras al intercambio internacional. Son bien conocidos los instrumentos que utilizan para ello: aranceles comunes, tarifas específicas, cuotas y licencias de importación, parapetos muy discrecionales de tipo para-arancelario, devaluaciones exageradas y hasta a la prohibición de ciertos tipos de bienes, entre otras modalidades que amenazan desatar retaliaciones.

Un segundo tipo de proteccionismo es el que está ligado directamente a lo
productivo, ese que trata de beneficiar a los empresarios nacionales frente a la competencia externa o a las empresas extranjeras radicadas en su país. El paquete clásico está compuesto por subsidios, créditos preferenciales, exoneraciones tributarias, amparo de empresas 'estratégicas' inviables, compras públicas preferentes a empresas domésticas, estímulos para la expansión de las exportaciones, etc. No tan clásicos son el ‘Compre Nacional’ y las nacionalizaciones y salvatajes a empresas privadas financieras e industriales.

Ligado a ello se detecta crecientemente el proteccionismo del mercado de
activos, impidiendo -en su territorio- la compra de empresas por parte de extranjeros y limitando la inversión extranjera directa en sectores ‘estratégicos’. A lo que se añade el creciente proteccionismo tecnológico, dirigido cada vez más a defender y extender la duración de las patentes, así como la lucha tenaz contra la piratería.

El proteccionismo
laboral, es otra modalidad evidente, en la medida en que se viene prohibiendo la inmigración o restringiendo los visados, a la vez que se radicaliza el control fronterizo y se expulsa a los inmigrantes ilegales, quienes tanto les sirvieron en la fase de auge.

Más grave aún es el proteccionismo
financiero, que consiste en el recorte de flujos de capital a los países emergentes, en la venta de activos de empresas subsidiarias de grandes bancos, en el recorte de créditos bancarios a largo plazo, en la repatriación de capitales a las casas matrices, en el control de capitales (para evitar su salida de los países centrales), en la discriminación de la banca extranjera vis a vis la nacional, en el sesgo del flujo crediticio hacia sectores domésticos ‘en riesgo’ o ‘imprescindibles’ y similares. Y no hablemos de los paraísos fiscales.

Finalmente, no debe escapársenos el proteccionismo militar, parapeto de las medidas anteriores. Es el caso de EEUU que ha incrementado, año a año, sus gastos corrientes y de inversión en ‘defensa’, habiendo pasado paulatinamente y sin pausa del 21,5% del gasto público en 2000 al 26% en 2008. El presupuesto de Obama le ha asignado US$ 728.000 millones del presupuesto, que asciende a US$ 3,6 billones (trillones en inglés), con lo que el déficit asciende a US$ 1,2 billones.


Respecto a todo lo anterior y disculpando la digresión, habrá que llamarle severamente la atención a la
Real Academia de la Lengua Española (22ava edición) por estar tan desactualizada en su definición del Proteccionismo, el que es descrito como la “Política económica que dificulta la entrada en un país de productos extranjeros que hacen competencia con los nacionales”. Es decir, solo se refieren a la restricción de importaciones de bienes y servicios que puedan hacerle daño a los productores nacionales (…aunque en muchos casos sean empresas foráneas las que los producen). Esperemos que en su próxima edición incluya las demás modalidades proteccionistas y no solo la comercial.

De manera que, justo ahora que nuestros países han re-estructurado sus economías durante toda una generación, para redirigirlas ‘hacia fuera’ desmantelando su industria para el mercado interno, los países ‘desarrollados’ recurren a la autarquización selectiva y nos entrecierran las puertas a los mercados que se decían ‘infinitos’, desde los de bienes y servicios, pasando por los laborales y los tecnológicos, hasta llegar a los financieros.

Sin duda, a medida que se profundice y contagie aún más la crisis global, cada país irá implementando estas medidas o las profundizará, generando una peligrosa y polifacética guerra (inter-países y entre bloques) en todos estos campos, tradicionalmente conocida como una “beggar-thy-neighbor-policy”. Una vez más: ¿Aprenderemos la lección para el futuro, en el que deberíamos ocuparnos más en expandir y fortalecer nuestros mercados internos, comenzando con el desarrollo de nuestra ‘seguridad alimentaria’ y para podernos sostener frente a los recurrentes shocks externos?

(*)
Véase: Ha-Joon Chang, “Jobs, Not Shopping”, en Prospect Magazine, no. 156; marzo 2009 (www.prospect-magazine.co.uk/printarticle.php?id=10628).

********************************************************************************************

P.D.: marzo 18, 2009. Hoy el ‘Washington Post’ publicó el siguiente texto relacionado con el que publicáramos hace dos semanas:

"Trade Barriers Could Threaten Global Economy - World Bank Finds Protectionist Trend". Autor: Anthony Faiola (Fuente: www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/03/17/AR2009031703218_pf.html)

At least 17 of the 20 major nations that vowed at a November summit to avoid protectionist steps that could spark a global trade war have violated that promise, with countries from Russia to the United States to China enacting measures aimed at limiting the flow of imported goods, according to a World Bank report unveiled yesterday.

The report underscores a "worrying" trend toward protectionism as countries rush to shield their ailing domestic industries during the global economic crisis. It comes one day after Mexico vowed to slap new restrictions on 90 U.S. products. That action is being taken in retaliation against Washington for canceling a program that allowed Mexican truck drivers the right to transport goods across the United States, illustrating the tit-for-tat responses that experts fear could grow in coming months.

The report comes ahead of an April 2 summit in London in which the heads of state from those 20 industrialized and developing economies will seek to shape a coordinated response to the economic crisis. Their inability to keep their November promises is another indication of how difficult it will be to implement any agreement reached next month on a global scale.

Protectionist measures may also sharply worsen the collapse of global trade, which the World Bank said is facing its steepest decline in 80 years as global demand dries up.

"Leaders must not heed the siren-song of protectionist fixes, whether for trade, stimulus packages or bailouts," said World Bank Group President Robert B. Zoellick. Noting that protectionism is widely viewed as having deepened and prolonged the Great Depression, he added "economic isolationism can lead to a negative spiral of events such as those we saw in the 1930s, which made a bad situation much, much worse."

The Bank said that, since last November, a host of nations has imposed a total of 47 measures that restrict trade at the expense of other countries. The most obvious trade restrictions -- raising tariffs, or taxes on imports -- represent only about a third of all measures taken. Some countries are taking a direct approach. Ecuador, for instance, has raised tariffs on more than 600 items. But most are taking more creative steps that fall into the gray area of what is considered legal under international trade law.

Argentina, for example, has put new licensing requirements on auto parts, textiles, televisions, toys, shoes and leather goods that create a new layer of bureaucracy for overseas exporters. The European Union announced new export subsidies on butter, cheese and milk powder. China and India have increased the tax rebates for domestic exporters, seen by critics as providing a stealth subsidy that makes their products unfairly cheaper abroad.

Some measures, the report concludes, may distort global production for products like cars and trucks. National bailouts and subsidies proposed worldwide for the auto industry, the World Bank said, now total some $48 billion globally, with aid pouring out from governments including the United States, France, Canada, Germany, Britain, China, Argentina and Brazil. That could prevent the natural readjustment of the industry, which many experts say is greatly overcapacity, allowing automakers to continue to produce more cars than consumers need.

The report noted that current trade laws, however, make it tougher for nations to take the more sweeping measures that triggered the trade wars of the 1930s. The era of globalization has made countries more interdependent than ever before, with supply chains for a single car made in China or a plane made in the United States now often relying on components manufactured in many other nations. That has led to a new measure of caution when putting up trade barriers. Additionally, global treaties have made it more difficult to enact draconian barriers.

Yet that does not mean nations are not finding ways to engage in what critics call protectionist policies. Some are pointing to provisions in the $410 billion spending bill signed by President Obama last week, which ended a pilot program allowing Mexican truckers to transport goods throughout the United States. The program had long been a target of U.S. unions, which have decried the North American Free Trade Agreement as robbing Americans of jobs, and the move to end the program was seen by critics as part of a trend in the U.S. Congress toward curbing years of open U.S. trade policy.

The fear, critics contend, is that actions like these could touch off countermeasures that could lead to broader trade wars. "I think the one thing that people forget is that at the end of the day, our failure to comply with NAFTA is going to result in the loss of more jobs here in America," said Sean Spicer, a official at the Office of the U.S. Trade Representative during the Bush administration. "There are consequences for this kind of action, and they tend to build upon each other and provoke more responses. Is that really the kind of path we want to go down?"

El reporte del Banco Mundial a este respecto puede encontrarse en:

http://siteresources.worldbank.org/NEWS/Resources/Trade_Note_37.pdf

Las siguientes láminas, que se entienden por sí solas, han sido extraídas de ese texto (de 6 páginas):



N = Número de países

NTM = Non Tariff Measures. Estas medidas no-arancelarias incluyen licencias de importación, prohibición de importación de ciertos productos, recorte del número de puertos marítimos por los que pueden ingresar las importaciones, etc.