lunes, octubre 31, 2011

¿Por qué se ríe el Ministro?

Como ustedes saben, los suizos son personas muy serias y es muy raro verlos reir, aún cuando se hayan tomado cinco pisco sour. Menos se reirán en el Parlamento.


Sucede, sin embargo, que el Ministro de Finanzas, en su reciente intervención en el Congreso (donde están los hombres más serios del mundo, como en todo el mundo), presentó un informe sobre la Administración de Aduanas, en la que le dio un ataque de risa.

Como ustedes no saben alemán, un avispado traductor les da una mano para que puedan entender porqué el Honorable no pudo culminar su informe.

Ingrese a (recomiendo usar pañuelos descartables):

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=0f6-P6O-V3E



La traducción para el caso de Argentina es algo distinta:

http://www.youtube.com/watch?v=I0s3Gich6wM&NR=1
***

Dos ejercicios matemáticos elementales

(No solo para estudiantes del primer año de Facultad)

POR FAVOR, SEA SINCERO CONSIGO MISMO Y RESUELVA POR SU CUENTA LOS PROBLEMAS, ANTES DE PASAR A LAS RESPUESTAS… DE LO CONTRARIO NO TIENE GRACIA (y tampoco les permitiría estimar sus capacidades mentales elementales)





1. ¿SABE SUMAR?

Le pregunto, muy respetuosamente: si un bate y una pelota de béisbol cuestan US$ 1.10 y el bate cuesta un dólar más que la pelota, ¿cuánto cuesta la pelota?

Apunte su respuesta: …..



2. ¿SABE DIVIDIR?

Hace dos años, cuando el gobierno de EEUU autorizó el TARP por US$ 700.000 millones y pico, para salvar la economía (esto es, para los bancos), por los correos electrónicos circuló un Powerpoint) de acuerdo al cual –si ese dinero se repartiera entre toda la población mundial- cada persona recibiría US$ 104 millones. La semana pasada repitieron el ppt, pero incluyendo los datos correspondientes al “salvataje” de España (que aquí no mostraremos porque comete el mismo error). Vean lo que dicen:

“Sencillo Cálculo, Impresionante Resultado”.

Y sigue:

“Si se dividen ‘sólo’ los 700.000 millones de dólares entre los 6.700 millones que habitan el planeta, equivale a entregarle 104 MILLONES DE DÓLARES A CADA UNO”. En efecto, dividiendo 700000 entre 6700 da 104. ¿Es correcta la cifra (quizás falten los decimales)?
Respuesta: Sí: _______; No: ______. ¿Por qué?

***

TÓMESE SU TIEMPO ANTES DE PASAR A LA RESOLUCIÓN...

*
*
*
*
*
*
*
*

RESPUESTAS:

1. La mayoría respondió que costaba 10 centavos. Probablemente usted NO respondió lo mismo.

Sin embargo, según casi todos, si la pelota cuesta 10 centavos y si el bate cuesta 1 dólar (100 centavos) más que la pelota, tendríamos que: 10 + (100+10) =120, lo que obviamente es falso, ya que la suma total tiene que dar 1.10. De manera que la respuesta correcta es que la pelota cuesta 5 centavos:

5 + (100 + 5) = 110.

¿Creen que sus profesores de matemáticas pueden resolver el problema a primera vista?

Nota: este caso ha sido tomado de varios textos ilustrativos que utilizan los “economistas behavioristas” para ilustrar la diferencia entre los sistemas mentales I (intuitivo) y II (racional).



2. En esta seguramente se han equivocado menos estudiantes que en la anterior, pero seguirán siendo muchos (el Sistema I predomina sobre el II). Es elemental que el resultado no es de 104 millones de dólares, sino únicamente 104 dólares. Aunque hay gente que no se ha graduado por cometer esa falla, reflexione sobre el resultado para que no tenga que soportar el mismo papelón.



***

lunes, octubre 24, 2011

Hambre y Desperdicio de Alimentos

Según las cifras sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos, recientemente dadas a conocer por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO/SIK, 2011), cada año se dejan de aprovechar 670 millones de toneladas de alimentos perfectamente comestibles en los países industrializados y 630’ adicionales en los países en desarrollo.

En ese contexto, hace unos años, el Director Ejecutivo de la FAO aludía a un contraste indignante: En 2006 el mundo gastó 1.200 miles de millones de dólares en armamento, mientras se desperdiciaba comida por un múltiplo de ese valor. Cifra que también podríamos contrastar con el hecho que en ese año el exceso de consumo por parte de los obesos ascendió a US$ 20.000 millones a nivel mundial. Algo que nos debería llamar a reflexión y a cambiar de comportamiento a quienes vivimos en la abundancia.

Más aún, según el mencionado director:

“Frente a este telón de fondo, ¿cómo explicamos a personas con sentido común y buena fe que no es posible conseguir 30.000 millones de dólares al año que permitan a 862 millones de personas hambrientas disfrutar del más elemental de los derechos humanos: el derecho a la alimentación y por tanto el derecho a la vida?”

El Gráfico adjunto nos muestra que los países que más pierden y desperdician alimentos por habitante, en sus diversas etapas de extracción, transformación, transporte y consumo, son los llamados “desarrollados”, consecuencia de sus altos niveles de ingreso y su creciente desidia y despreocupación en materia de gasto en comida.

Sin embargo, en ambos grupos de países, la pérdida de alimentos es bastante superior en las fases propiamente productivas (extracción, almacenamiento, distribución al por mayor y al por menor). Como tal, el problema del desperdicio evitable en el consumo, aunque muy grave, es efectivamente menor a los desechos en la producción, con lo que este se convierte en el principal escollo para afrontar el problema del hambre.

Sorprendentemente, según el diagrama, América Latina pierde más alimentos per cápita en la fase pre-consumo que todas las demás regiones. A este respecto, el estudio mencionado nos dice que “las causas de las pérdidas de alimentos en los países de bajos ingresos están relacionadas principalmente con limitaciones financieras, administrativas y técnicas en los procesos de cosecha, almacenamiento y en las facilidades de congelamiento en condiciones climáticas difíciles, en la infraestructura deficiente y los sistemas de empaque y mercadeo”.



De otra parte, los consumidores desechan alimentos adquiridos, que bien podrían consumirse. Estos montos son impresionantes, medidos en kilos por habitante: América del Norte, 130; Europa, 100, Asia industrial, 80; África del Norte y Asia Occidental y Central, 35; América Latina, 25; y África Subsahariana, 8. Es decir, a más abundancia, más desperdicio evitable de alimentos por persona.

Un mayor cuidado en las decisiones de compra y preparación de alimentos, por un lado, y un más eficiente manejo de la cosecha y distribución de alimentos, por el otro, podría resolver fácilmente el problema de esas mil millones de personas que hoy en día se acuestan con hambre todas las noches en el mundo.

++++++++++++++++++++++

Fuente: FAO/SIK (2011). Global Food Losses and Food Waste. Extent, Causes, and Prevention (www.fao.org/fileadmin/user_upload/ags/publications/GFL_web.pdf).

martes, octubre 18, 2011

De Bancos de Oro y Balones de Gas

Finalmente los países andinos han encontrado la vía adecuada de Desarrollo de largo plazo en su sostenida marcha hacia la tan ansiada membrecía en el selecto club de países del Primer Mundo (OECD).

Cuando menos desde 1990 han venido desandando sistemáticamente la fracasada ruta de la Industrialización por Sustitución de Importaciones, vía exitosamente utilizada por las economías del este asiático en su transición, antes de convertirse en exportadoras de bienes industriales. En los Andes se aplicaron a pie juntillas las políticas y reformas estructurales dictadas por el WC (acrónimo en inglés del Consenso de Washington), en el que el eslogan “Apertura y Liberalización” sirvió para establecer en la práctica lo que en teoría nos predicara la Doctrina de las Ventajas Comparativas (estáticas) para ser competitivos.

Y, en efecto, una tras otra economía andina, gracias a las fuerzas del libre mercado, se ha ido especializando en la exportación masiva y casi exclusiva de hidrocarburos y/o minerales, con lo que han logrado resolver su problema de balanza de pagos, el consuetudinariamente principal limitante del crecimiento económico. Comenzaron a hacerlo los gobiernos más conservadores, con Pinochet a la cabeza y, con alguna tardanza, lo siguieron los demás. Y, para sorpresa de todos, incluso los más recientes regímenes progresistas adoptaron esa misma vía de sensatez, todos los que querían una gran transformación inspirados en el “Socialismo del siglo XX”, la “Revolución Ciudadana” o alguna otra hoja de ruta similar.

Y, en efecto, la lógica de esta nueva vía de desarrollo es impecable: ¿Para qué preocuparnos de la agricultura para la seguridad alimentaria, si con la masa de divisas que rinden las minas podemos importar todos los alimentos que requerimos, los que además vienen subsidiados por los países del Norte, garantizando así nuestra sana alimentación? En el mismo sentido: ¿para qué queremos esas inversiones nacionales o extranjeras que podrían desarrollar nuestra industria con tecnologías de punta o intensivas en trabajo, cuando nuestro mercado interno es tan pequeño y el mercado mundial para nuestros productos es infinito?

Más aún, por si lo anterior no fuera poco, gracias a la masiva inversión extranjera en minería e hidrocarburos y a los elevados precios que han venido rigiendo, los impuestos que han venido recaudando nuestros gobiernos, les ha permitido asignar un gasto creciente en programas sociales. Con lo que la desnacionalización de la economía se está trocando a cambio de aparentemente crecientes niveles de paz social.

Los resultados de la bonanza están a la vista en nuestros países. Las RIN se aproximan a un tercio de nuestros PBIs. La deuda externa se ha comprimido notoriamente. El precio del dólar está cada vez más barato. El crecimiento económico promedio anual asciende al 5%, duplicándose el PBI cada 14 años. La pobreza ha disminuido sustancialmente, ya que hay cada vez menos personas que reciben un ingreso diario menor a los US$ 2.00, tanto que casi todos ya están obteniendo US$ 2.10 por jornada. El desempleo está cayendo, gracias también a la masiva migración al extranjero y al trabajo que encuentran en los sudaderos de la minería informal, en las plantaciones de coca o en las covachas de las pequeñas industrias clandestinas. Por lo demás, los perros del hortelano ya no molestan, porque se están terminando de talar los bosques y de colorear los ríos.

Finalmente, también la religiosidad de nuestros gobernantes ha aumentado exponencialmente, aunque sólo le estén rezando a los precios de nuestras materias primas y le pongan velitas a la inversión foránea ¿Qué más queremos? Quizás la única nube gris que anda flotando por ahí, pero que a nadie tiene porqué interesarle, es la desigual distribución del Ingreso Nacional y de la riqueza.

De manera que, en pocas palabras, gracias al Desarrollo de los últimos veinte años, se ha sustituido al implacable “mendigo sentado en un banco de oro” (lo que Raimondi nunca dijo) por otro, uno que está sentado sobre un balón de gas. Afortunadamente se ha prohibido fumar en público, porque se trata de un asiento que contiene un líquido altamente inflamable. Lo único que falta es que prohíban la venta de fósforos, ya que se están comprando en cada vez más regiones interiores de las entrañas andinas: ¿Por qué será?

martes, octubre 04, 2011

¿Quién(es) ganará(n) el Nobel en Economía? (Tercer Concurso Anual)

El próximo lunes 10 de octubre –con el auspicio del Banco Central de Suecia- la Academia Real Sueca de Ciencias anunciará al (o a los) Ganador(es) del Premio Nobel en Ciencias Económicas.
De manera que, una vez más, los reto a participar en el competencia para que la persona que dé en el clavo se gane 2.000 centavos de Euro (sí, estamos misios este año).
Como siempre cada participante sólo puede nombrar una terna, la que deben enviar al siguiente correo (indicando su nombre y teléfono): jschuldt@up.edu.pe Sólo se recibirán propuestas hasta el domingo 9 a mediodía.
No está permitido apostar por uno o más de los siguientes tres que conforman la tríada de mi propia elección: Jeffrey Sachs, Robert J. Shiller y Richard H. Thaler.

Memorando:
Premios: billete de 20 Euros, una bolsa de galletas Chaplin y Diploma por haber acertado (otorgado por la Academia Internacional de Economistas Nihilistas, fundada en el año 1943).
P.D.: Se rumorea el triunfo de Hernando de Soto. Pienso, sin embargo, que él pertenece a otra categoría, por lo que podría ganar el así llamado Premio Nobel Alternativo, otorgado por el Parlamento Sueco (ver “Right Livehood Award”: www.rightlivelihood.org/).
 ***

domingo, octubre 02, 2011

Mi último libro.....