martes, diciembre 23, 2014

Decrecer Para Crecer


El economista más importante del siglo XXI, cuando se redescubran a cabalidad sus contribuciones, será el rumano Nicholas Georgescu-Roegen (1906-1994), exprofesor de la Universidad de Vanderbilt. El escaso espacio nos impide exponer sus geniales aportes para refundar la Ciencia Económica, tales como la aplicación de la Ley de Entropía a la Economía, obligándonos a resumir sus lineamientos y propuestas de política bio-económicas, más conocidas como del “Decrecimiento”.

El economista Serge Latouche (“Beyond Growth”), su principal propulsor, sintetizó los planteamientos de Georgescu en una serie de erres interdependientes, de mucha utilidad pedagógica para la acción. Si bien estos principios aún suenan utópicos,  ya se está gestando una masa crítica que a largo plazo le daría la viabilidad política necesaria para cambiar el actual sistema irracional de producción-distribución-consumo-desecho, basado en los “libres” mercados.


En lo que a los consumidores se refiere, las erres pueden reordenarse en torno al célebre eslogan de Gandhi : Vive simple, para que otros puedan simplemente vivir”. Así propone: Revaluar: los valores locales, de cooperación y humanistas frente a los globales, individualistas y consumistas;  Reconceptualizar: el estilo de vida, centrándolo en la suficiencia y la simplicidad voluntaria; Reducir: la compra de mercancías “posicionales” a cambio de bienes “relacionales”, lo que permitiría transitar a un estilo de vida de “Plenitud” (Juliet Schor); Repensar los satisfactores (bienes y servicios de consumo) que puedan cubrir efectivamente las “necesidades axiológicas y existenciales” (Manfred Max-Neef) de las personas; Reeducar: para valorar el mayor ocio de manera creativa, en una economía caracterizada por cada vez menos horas voluntarias de trabajo; y, entre muchos otros, Reutilizar y Reciclar: Para alargar el tiempo de vida de los productos, evitando el consumo y el despilfarro exagerados.


Por el lado de la oferta (producción), las principales Rs serían: Reestructurar: Adaptar el aparato productivo y las relaciones sociales en función de la nueva escala de valores, combinando eco-eficiencia y simplicidad voluntaria; Reconvertir: distribuir la tierra, transfiriéndola de l agroindustrial y de especulación inmobiliaria, para su disposición agroecológica local; Remodelar: sustitución los esquemas de producción actuales hacia tecnologías limpias y que ahorren energía, dirigiendo todas nuestras energías hacia un uso más directo de las de fuente eólica y marina, pero sobre todo de la solar, la única limpia y esencialmente ilimitada; Recusar: la producción de bienes difíciles de arreglar y, especialmente, de los que están sujetos a la “obsolescencia planificada”; Redefinir: un sistema tributario que cambie la base impositiva, cargando su peso hacia aquellas actividades más intensivas en flujos materiales derivados de la extracción de recursos no renovables; Relocalizar: tender a la autosuficiencia local relativa para satisfacer las necesidades prioritarias, disminuyendo el consumo intensivo en energía, a cambio de los bienes relacionales (familia, amigos) o del ocio (arte, deporte); y Redistribuir: la riqueza, sobre todo en las relaciones entre y al interior del norte y del sur.


Así, el Decrecimiento, entendido como un proceso sociopolítico y económico de transición que se sostiene en menos energía y recursos naturales no reproducibles, permitiría el Crecimiento del ser humano y la Sostenibilidad del planeta. A ese respecto resultan ilustrativos los documentos presentados la semana pasada: el tremendo contraste entre los tímidos acuerdos adoptados por la COP20 (“Llamado de Lima a la Acción Climática”) con la valiosa Declaración de Lima, plasmada en la “Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático”, la que refuerza las tesis del Decrecimiento.
***
P.D.: Una versión algo ajustada puede encontrarse en "El Comercio", diciembre 22, 2014 (http://elcomercio.pe/opinion/columnistas/decrecer-crecer-jurgen-schuldt-noticia-1780030).